Ángel caído de Asa Schwarz

Estocolmo. Nova Barakel es una joven sueca de 19 años, activista de Greenpeace. Una noche entra en una casa en el centro de la ciudad aprovechando que su dueño (Josef K. Larsson, uno de los mayores responsables de la contaminación en el mundo) y su mujer no están para realizar una «acción de protesta». Pero cuando entra se encuentra con un espectáculo escalofriante: el matrimonio ha sido brutalmente asesinado y sus cuerpos yacen en la cama, junto a su perro, también muerto. Sin proponérselo, Nova será la principal sospechosa. Amanda es la policía al cargo de la investigación de los crímenes en casa de Josef K. Larsson. Al principio cree que Nova podría ser la autora del crimen y decide investigarla. Casualmente, en todos las escenas del crimen aparece una cita bíblica que habla sobre los Nelfim, seres mitad humanos mitad ángeles. El ansia por demostrar su inocencia llevará a nuestra heroína a investigar por su propia cuenta. Finalmente Nova es detenida por la policía, pero en realidad lo que ocurre es que ella les ayudará a encontrar al verdadero asesino.
Asa Schwarz mezcla en Ángel caído componentes ecologistas, bíblicos e informáticos. Todo un canto a la lucha contra el cambio climático. Además, la autora ha logrado componer con Nova a un personaje que no se queda en la ficción: Schwarz abrió un perfil de Facebook a su protagonista -ya tiene más de 2.500 amigos- cuando se lanzó la obra en el país nórdico. “Nadie supo que era irreal hasta que un periodista que la tenía agregada hizo la crítica del libro y la descubrió”.
Schwarz combina su labor literaria con su trabajo como consultora de seguridad.