Bajar libros gratis

Gracias a Internet, no solamente tenemos la posibilidad de comunicar nuestras opiniones sobre los libros a través de foros, sino también de acceder a los mismos libros de manera legal y gratuita. Esto se hace en ciertos sitios especializados, conocidos como bibliotecas virtuales, donde están disponibles miles de títulos. Los libros gratuitos se dividen básicamente en libros antiguos (aquellos cuyo copyright ha expirado, es decir, que ya no pagan derechos a los descendientes del autor) y aquellos libros cuyo autor haya voluntariamente querido dejar en Internet.

Los libros en versión electrónica a menudo son llamados ebooks (si bien este término es confuso ya que también se utiliza para el dispositivo electrónico que permite leerlos). Entre los formatos más frecuentemente utilizados para las versiones electrónicas de los libros se encuentran el .doc, el .lit y el .pdf, estos formatos deben visualizarse mediante programas específicos. El más utilizado es el PDF (que se lee principalmente utilizando el programa Adobe Reader).

Existen diferentes sitios en los que se puede descargar libros gratuitos con la seguridad de que sean perfectamente legales. Por ejemplo, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (http://cervantesvirtual.com), que alberga la mayor colección de letras hispánicas en Internet. Fue creada en 1999 con el objetivo de difundir la cultura iberoamericana, y su rigor académico está avalado por un consejo científico. La Biblioteca cuenta con un amplio catálogo, especializado en historia y en literaturas hispánicas. Bibliotecas nacionales de diversos países de habla hispánica cooperan y trabajan en conjunto con este inmenso centro de fomento de la cultura y las letras.
Otros de los sitios en los cuales se pueden descargar ebooks gratuitos son:

- Todo ebook (http://www.todoebook.com/) Primera librería histórica de ebooks en español. Se venden novedades editoriales, pero también ofrecen descargas gratuitas.
- El Aleph (http://www.elaleph.com/): Importante portal sobre literatura, que ofrece tanto libros nuevos o usados a la venta, como una sección Biblioteca para bajar libros gratis. También funciona como editorial, ya que presta la posibilidad de subir el propio libro y de imprimirlos a demanda.
- Planeta Sedna (http://www.portalplanetasedna.com.ar/gratuitos1.htm): Sitio dedicado a difundir la cultura y la historia argentina y universal, que también ofrece ebooks gratuitos.
- Cuantolibro.com (http://www.cuantolibro.com/): Miles de libros gratis en más de doce idiomas.
- Libros gratis web (http://www.librosgratisweb.com/): Portal que ofrece recomendaciones, catálogo por autor y por título, y la posibilidad de subir el libro propio.
- E-libro (http://www.e-libro.net/E-libro-viejo/libros_gratis.htm): Sitio que ofrece varios títulos gratuitos así como también algunos artículos de interés.
- Libros gratis (http://www.librosgratis.org/): Blog literario que ofrece reseñas, recomendaciones y la posibilidad de bajar libros en formato PDF, tanto para leer desde la computadora como en diferentes sistemas PDA, como PALM.
- Planeta Libro (http://www.planetalibro.com.ar/ebooks/eam/index.php): Biblioteca virtual que ofrece tanto ebooks como audiolibros.
- Libros en PDF (http://www.librosenpdf.com/): Sitio que ofrece descargas en el popular formato para Acrobat Reader.

Para leer libros directamente desde la pantalla resguardando nuestra salud visual, es recomendable tomar ciertas precauciones. Para empezar, es necesario un monitor adecuado: pantalla plana, resolución, frecuencia de refresco. Es recomendable ajustar brillo y contraste para nuestra mayor comodidad.
Después, si se va a leer en formato .doc, es bueno personalizar el Word y elegir un color cercano al verde azulado, que no cansa tanto la vista como el fondo blanco tradicional. Además, es aconsejable agrandar la fuente –por ejemplo, un tamaño 24-, para evitar acercarnos demasiado al monitor.
Finalmente, hay que tener en cuenta que al leer desde la pantalla, parpadeamos con menos frecuencia y nuestros ojos se resecan. Es posible compensar esto utilizando lágrimas artificiales con frecuencia, y descansando ocasionalmente la vista.