Cómo editar un libro

Con mucho esfuerzo has logrado terminar de escribir tu primer libro. ¿Cómo hacer, ahora, para darlo a conocer? ¿Cuáles son los pasos a seguir cuando de publicar un libro se trata? Sigue este camino y te asegurarás una edición satisfactoria. Y piensa que, tal vez, tu éxito recién este comenzando con la publicación.

Registro: Lo primero que has de hacer cuando desees editar tu libro, es registrar tu obra en el Registro de Propiedad Intelectual. Esto se hace para evitar problemas de plagio. En España, el trámite se hace en cualquier delegación del Ministerio de Cultura y tiene un costo de aproximadamente 12 euros. Averigua para tu país cuáles son las condiciones para registrar una copia (cuántos originales se necesitan, si hay que presentar la obra en papel o también en algún tipo de soporte electrónico, etc.). Recuerda que, si no llegas a publicar la obra, el registro de la misma puede vencerse, y deberás renovarlo.

Envío de tu manuscrito: Lo que debes hacer a continuación es enviar los manuscritos a cuantas editoriales te sea posible, en particular a aquellas en las cuales se publican libros del género del que has escrito. Por ejemplo, si quieres publicar un libro de cocina, no te dirijas a Minotauro.

Elegir editorial: Si una editorial selecciona tu libro y lo considera factible de ser publicado tendrás que reunirte con un editor para ajustar las opciones de la edición. Es posible que te propongan una serie de cambios –por ejemplo, modificar el título, recortar un capítulo muy extenso, etc.- que tienen el objetivo de hacer del libro un ejemplar más “vendible”. En ti está aceptar o rechazar las condiciones, pero ten en cuenta que, siendo un autor inédito, no puedes darte el lujo de ponerte muy pretencioso.
Otra posibilidad, si ninguna editorial te convoca, es pagarte tu propia edición. Existen diversas editoriales que viven, no de la venta de libros al público lector, sino de publicar a escritores que se autogestionan. Ellos editan el libro y después te dan los ejemplares. El costo de esta operación depende de la cantidad de ejemplares que hagas imprimir: cuantos más edites, menos pagarás en proporción. El presupuesto se evalúa según el número de páginas, la calidad del papel y la necesidad o no de ilustraciones, etc. y puede acordarse entre el autor y el editor.

Contrato: En el caso de que la editorial y el autor lleguen a un acuerdo, la empresa debe proporcionarte un contrato donde figuren todos los detalles de las condiciones del trabajo pautado. Se incluyen las características técnicas del libro, los plazos de producción, las condiciones de distribución, la forma de pago, y las condiciones legales.

Trámite del ISBN: Este número (cuyas siglas significan Internacional Standard Book Number) debe encontrarse impreso en la obra, por lo tanto, debe ser solicitado con anterioridad a la edición del libro. Este trámite es gestionado por la editorial, y puede cubrir los costos o bien recaer éstos en el autor.

Edición del libro: La editorial envía al autor una prueba de galera (muestra del diseño) tanto de la portada como de la contraportada, de la maqueta de las páginas, las correcciones (de ortografía, de tipografía, y/o de estilo) que se le hayan hecho al manuscrito. El autor debe dar el visto bueno de las mismas antes de que se proceda a la impresión y la encuadernación del libro.

Impresión: El procedimiento habitual es imprimir a los libros en grandes hojas de papel, cada una de las cuales aloja ocho páginas de cada lado. Se doblan las hojas hasta convertirse en una signatura de dieciséis páginas, luego las signaturas se ordenan y son cosidas por el lomo. Las páginas se alisan con una guillotina y el lomo del libro (previamente pegada una malla de tela para asegurarlo) es pegado a la tapa. En los últimos tiempos, los avances en la tecnología de impresión digital permiten la producción bajo demanda (es decir, imprimir ejemplares a pedido, y no solamente en grandes cantidades). Por ello, las tiradas son más cortas.

Distribución: Puede ser responsabilidad del autor el distribuir la obra (con lo cual todos los beneficios son para él) o bien que la distribución del libro sea en librerías (hay que descontar la ganancia del librero).