Crash de J. G. Ballard

Título: Crash
Autor: James Graham Ballard
País: Inglaterra
Año de publicación: 1973
Idioma original: Inglés
Título original: Crash
Páginas: 250
ISBN: 844507007X
Web: Página oficial del autor (en inglés).

Conocido como autor de referencia de la Nueva Ola de ciencia ficción inglesa, en esta novela (absolutamente actual, pese a contar ya con más de 35 años), Ballard propone un mundo distópico, levemente futurista, en el cual la tecnología y el cuerpo se hallan íntimamente relacionados. De hecho, las máquinas se proponen como un componente esencial del erotismo y la sexualidad humana.
Ballard ve en el automóvil toda una metáfora del poder, la velocidad y la unión de violencia y sexualidad. Observa con fascinación este invento tecnológico que año a año causa la muerte de millones de personas pero que sin embargo continúa ejerciendo su fuerza de atracción con toda su estridencia.
El argumento de Crash, de hecho, gira alrededor de una serie de personajes que encuentran excitación sexual en los accidentes automovilísticos. El protagonista (identificado como el propio Ballard) mantiene con su esposa una relación muy abierta, explorando cada uno formas alternativas de su sexualidad. Un día, el protagonista en su camino se topa con la Dra. Remington, al confluir violentamente en un choque en el cual muere el marido de ella. A partir de esta situación, los personajes inician una extraña relación y emprenden juntos una búsqueda de situaciones de riesgo y placer erótico. Se ven envueltos en situaciones riesgosas y se topan con otros que experimentan placeres similares, dispuestos a pagar cualquier precio.
Crash fue llevada al cine en 1996 bajo la dirección de David Cronenberg, y generó en su momento una gran polémica debido a las escenas de alto voltaje erótico y violencia. Estuvo a punto de no ser estrenada en Inglaterra, pero finalmente pudo sobreponerse a la censura. Más allá del escándalo, la película de Cronenberg terminó ganando un Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes precisamente debido a su audacia y su originalidad.

Opinión personal: Una novela fuerte, no apta para espíritus hipersensibles. Muy bien escrita y desarrollada, para leer sin prejuicios, dejándose sumergir en el alucinante mundo que Ballard pone delante de los ojos del lector.