La tercera palabra de Alejandro Casona

El verdadero nombre de este dramaturgo y poeta español fue Alejandro Rodríguez Álvarez, pero se hizo conocido con el seudónimo de Alejandro Casona. Formó parte de la llamada Generación del 27 –junto con autores de la talla de Federico García Lorca, Jorge Guillén, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, entre otros-.
La tercera palabra es una obra breve, dividida en tres actos, que narra la historia de Pablo, un joven de 24 años con una vida muy particular. En efecto, el padre de Pablo, desencantado con el mundo, se ha llevado a su hijo al monte y lo ha criado en contacto con la naturaleza, pero privándolo de una educación tradicional. El personaje de Pablo responde a las características del “buen salvaje”, y por su pureza de corazón se acerca a los personajes propios del romanticismo.
Al morir su padre, Pablo es tomado a cargo por sus tías, quienes están desesperadas por educarlo y encauzarlo, pese a lo cual no logran conseguir un tutor adecuado para el muchacho. En determinado momento llega Marga, quien acepta ser la maestra de Pablo. Por supuesto, la trama de la obra no tarda en complicarse a partir de que estos dos personajes tan diferentes se relacionan.
Una de las conversaciones entre Pablo y Marga revela el significado del título de la obra: en efecto, Pablo sostiene que existen dos palabras misteriosas, Dios y la Muerte, que hacen temblar a los hombres, y al conocerla a ella vislumbra que hay una tercera. Es innecesario aclarar que esa palabra que Pablo solamente intuye: “Además de dios y muerte… ¿hay una tercera palabra que nos hace temblar? Si, hay un tercer misterio que es un poco como sentir a dios y dejarse morir. Pero esa tercera palabra; cuando es verdad, es mejor decirla en silencio”.

Opinión personal: Una obra breve y simple, fácil de leer y que por lo tanto se suele destinar a estudiantes de escuela media. Pero me gustaría destacar que el teatro de Casona tiene su belleza dentro de su sencillez.