Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano

Título: Las venas abiertas de América Latina
Autor: Eduardo Galeano
País: Uruguay
Año de publicación: 1971
Idioma original: Español
Título original: Las venas abiertas de América Latina
Páginas: 377
Web: Web “no” oficial del autor.

Comentario: Uno de los libros del escritor uruguayo Eduardo Galeano más leídos en todo el mundo, Las venas abiertas de América Latina es un análisis político donde se nos cuenta, desde un punto de vista (auto) crítico y desesperanzado, la historia de una tierra y de un pueblo desvastado. Desde la conquista que arrasó con su gente y con sus riquezas, dejando atrás explotación y miseria, hasta los albores del neoliberalismo y la reconquista por parte del imperialismo norteamericano, la trama no da tregua.
Galeano analiza -con el auténtico dolor de un hijo de su tierra- los procesos de devastación que constantemente asolan la región, el exterminio cultural, la progresiva concentración de la riqueza en manos de cada vez más pocos, el crecimiento de la pobreza y la ignorancia y la persistente opresión a la cual los países americanos son sometidos, ya sea por gobiernos cómplices o por tropas extranjeras –o grupos económicos- que se encargan a su debido momento de erradicar a sangre y fuego cualquier posibilidad de cambio.
Las venas abiertas de América Latina presenta un minucioso trabajo de investigación, y resulta una lectura que pone delante una realidad ardua y difícil de digerir, pero que cualquier lector que quiera conocer la historia latinoamericana en profundidad debería abordar.
Galeano se ha hecho acreedor a importantes premios, como el Casa de las Américas, además de haber influido en diversas áreas de la cultura popular. A raíz de sus ideas políticas, se vio obligado a exiliarse en España durante las dictaduras militares en su país natal y en Argentina, pero desde 1985 reside en su Montevideo natal. Hasta el día de hoy continúa escribiendo literatura y obras periodísticas.

Opinión personal: Un libro que me dolió. No alcanza con decir que el imperialismo avasalla la libertad de los pueblos, que genera dependencia, subdesarrollo, pobreza y miedo en los países de América. Por eso Galeano no lo dice. Él aporta realidades, traducidas en números. A la vez, junto a esos números, el lector puede ver el rostro de un minero con los pulmones destruidos arrancando las últimas vetas en Potosí para financiar la Revolución Industrial europea, puede sentir el olor a café quemado en Brasil para subir el precio, puede palpar en ciertos hombres la codicia, las ambiciones de poder y el desinterés por el futuro de gran parte de la humanidad.