Obras de César Vallejo

César Abraham Vallejo Mendoza (Perú, 1892 – París, 1938) fue un gran poeta, narrador y periodista peruano, considerado no solamente el más grande poeta de su país sino también uno de los grandes innovadores en la poesía del siglo XX. Se lo suele vincular alternativamente con el grupo “El Norte” – Antenor Orrego, José Eulogio Garrido, Alcides Spelucín y Juan Espejo Asturrizaga- y con intelectuales como – José Carlos Mariátegui, Abraham Valdelomar, Luis Alberto Sánchez, Manuel González Prada, José María Eguren, y Juan Parra del Riego-.

Poemarios

Se considera que en la lírica es donde Vallejo alcanza lo más alto de su capacidad de expresión. Publicó dos poemarios en vida y otros tantos fueron publicados póstumamente. En orden de aparición, éstos fueron:

Los heraldos negros (1919) vincula a Vallejo con el modernismo latinoamericano a la vez que lo muestra en busca de una propia voz expresiva. Algunos de los temas que se tratan son el dolor, la orfandad, la muerte, el hogar de la infancia, el absurdo. La combinación de imágenes de la vida cotidiana con temas de gran profundidad no fue entendida en un comienzo por los intelectuales españoles.

“Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.”

(Fragmento del poema “Los heraldos negros”)

Trilce (1922) muestra la consolidación del lenguaje personal del poeta, a la vez que da cuenta de la impronta del vanguardismo en la literatura de la época. El sentimiento de exclusión se apropia del poeta después de las dificultades para ser aceptado en la sociedad limeña, la muerte de la madre y una estadía en la cárcel. En los herméticos poemas de esta colección se lo lee prisionero de la existencia y desgarrado por el dolor.

“Ah las paredes de la celda.
De ellas me duele entretanto, más
las dos largas que tienen esta noche
algo de madres que ya muertas
llevan por bromurados declives,
a un niño de la mano cada una.”

(Fragmento del poema XVIII)

España, aparta de mí este cáliz (1937), fue publicado de manera póstuma, un año después de la muerte del poeta. En este poemario, expresa su amor por la Madre Patria y retrata los horrores de la Guerra Civil Española.

“Proletario que mueres de universo, ¡en qué frenética armonía
acabará tu grandeza, tu miseria, tu vorágine impelente,
tu violencia metódica, tu caos teórico y práctico, tu gana
dantesca, españolísima, de amar, aunque sea a traición,
a tu enemigo!”

(Fragmento de “Himno a los voluntarios de la República”)

Poemas en prosa. Poemas humanos (1939), poemas publicados por la esposa del poeta bajo el título de Poemas humanos, que en la edición de la obra completa de Vallejo de 1968 se dividió en estos dos bloques). Algunos de los poemas habían sido publicados en revistas. Es una poesía social donde el poeta expresa su posición ideológica, a la vez que conserva su estilo denso y hermético.

“Quiero escribir, pero me sale espuma,
quiero decir muchísimo y me atollo;
no hay cifra hablada que no sea suma,
no hay pirámide escrita, sin cogollo.”

(Fragmento de “Intensidad y altura”)

Narrativa

Publicó también algunos libros de ficción. De 1923 es Escalas melografiadas, talleres tipografía de la penitenciaria, un libro de relatos, algunos con claros rasgos vanguardistas. En 1923 publica también la novela corta Fabla salvaje, de carácter psicológico, en la cual Vallejo se acerca al género fantástico. Hacia el reino de los Sciris, novela corta de tema incaico, ligada al modernismo, no se conoció sino de manera póstuma.
Con El tungsteno, novela de 1931, se aprecia la influencia que el marxismo tuvo sobre Vallejo. La obra se inscribe en el llamado Realismo Socialista. Asimismo, el relato Paco Yunque, que hoy es leído en todas las escuelas de Perú.

Otras publicaciones

Vallejo publicó una importante cantidad de artículos, algunos de ellos reunidos en Contra el secreto profesional (supuestamente escrito entre 1923 y 1929) y El arte y la revolución (escrito entre 1929 y 1931), donde refleja su carácter marxista y revolucionario (hecho que ocasionó que ninguna editorial española de la época aceptara publicarlos). Así también escribió un par de crónicas ensayísticas: Rusia en 1931. Reflexiones al pie del Kremlin (1931) y Rusia ante el segundo plan quinquenal (terminado en 1932 pero publicado en 1965).
Se conservan del autor algunas obras de teatro, ninguna fue estrenada o publicada en vida. Aparecieron en 1979 en la compilación Teatro completo, editado por Enrique Ballón Aguirre.